5+6/2012 l Vol.18  |   Dental Economics, Redes sociales
Descárgate el artículo en PDF  |  Compartir en      

Sacándole todo el partido a Linkedin

Dr. Antoni Arcas Sanabre / Cirujano Maxilofacial, Hospital Universitario Quirón-Dexeus Barcelona

Como odontólogo, cirujano máxilofacial, implantólogo…

¿para qué me sirve LinkedIn?

 

Es el primer paso a definir, antes incluso de crear nuestro perfil: saber la utilidad que le queremos sacar a esta red profesional. Los head hunters, expertos en Recursos Humanos, los departamentos de selección de grandes empresas… estudian y analizan el currículum de los candidatos

Siempre que se habla de redes sociales las cifras resultan de gran ayuda para intentar convencer a los aún “indecisos” sobre su utilidad a nivel profesional. Y si hablamos de LinkedIn, la red profesional por excelencia, los números son, como pasa con otras redes, bastante espectaculares: casi 200 millones de usuarios registrados en todo el mundo, presencia en más de 200 países, más de 850.000 grupos, más de 5 billones de búsquedas a nivel mundial realizadas durante el último año…

logo linkedin

Ante esto, no obstante, hay otras cifras no tan positivas: algunas fuentes estiman que alrededor de un 45% de los usuarios no tiene su perfil actualizado y completo al 100%.

Si hablamos de números, pues, será en eso en lo que nos convertiremos en caso de no saber sacarle todo el partido a esta red social: en un simple número más, en un simple usuario que pasa desapercibido entre todo el resto.  

LinkedIn puede ser una herramienta extremadamente útil para cualquier profesional de nuestro sector, siempre y cuando se sepa utilizar y se le de un uso correcto. Vamos a ver algunos consejos para aprovechar todo su potencial.

 

Como odontólogo, cirujano máxilofacial, implantólogo… ¿para qué me sirve LinkedIn?

Es el primer paso a definir, antes incluso de crear nuestro perfil: saber la utilidad que le queremos sacar a esta red profesional. Los head hunters, expertos en Recursos Humanos, los departamentos de selección de grandes empresas… estudian y analizan el currículum de los candidatos de manera continuada en LinkedIn, para conocer las posibilidades que hay en el mercado y contactar con ellos. Así que, si estamos buscando empleo, la respuesta es clara: LinkedIn nos servirá como la mejor carta de presentación, y como la herramienta para hacernos visibles ante esos reclutadores.

Sin embargo, corremos el riesgo de convertir la herramienta en un simple CV convencional colgado en la red. Siqueremos destacar es importante tener siempre en mente que LinkedIn es una gran herramienta de marketing, y que por lo tanto debemos saber vender nuestra experiencia, conocimientos y habilidades utilizando palabras clave: aquellas que pueden estar buscando los reclutadores. 

No obstante, esta red puede ofrecernos mucho más: desde encontrar y restablecer contacto con antiguos compañeros de trabajo o de estudios, hasta acceder a un amplísimo conocimiento. En mi opinión, este es el gran beneficio de una red profesional: en LinkedIn podemos preguntar, opinar y debatir para permanecer al día de las novedades de nuestro sector, formarnos continuamente y conocer de primera mano las opiniones de expertos que nos pueden aportar mucho. 

 

Linkedin portada

Detalles básicos que no debes dejar pasar

Como “carta de presentación” en la red, nuestro perfil debe estar cuidado al detalle. En primer lugar, es básico mantenerlo siempre actualizado y completo,  sin necesidad de abrumar con innumerables datos: basta con dejar claro dónde hemos trabajado, cuándo, y definir brevemente nuestras responsabilidades, éxitos o logros, así como potenciar nuestras habilidades o puntos fuertes.

Otro detalle que a menudo puede pasar desapercibido es la fotografía. ¿Qué es lo primero que vemos cuando localizamos a alguien en cualquier red social? Efectivamente, su imagen. Y tratándose de LinkedIn, esta debe mostrar un aspecto profesional.

Es importante mantener una actividad continuada en LinkedIn: buscar contactos (por nombre, sector o empresa), compartir información de utilidad para nuestros contactos, y recomendar a personas que conozcamos. Esto último, siempre, sin esperar nada a cambio: quién desee recomendarnos, sin duda lo acabará haciendo si nos mantenemos siempre conectados y activos.

Otra cuestión importante: si tenemos trabajadores a nuestro cargo, vale la pena animarles a que tengan también sus perfiles actualizados. LinkedIn no es solo “imagen personal”, también es de gran ayuda para potenciar nuestra consulta o centro, nuestra “marca”. Favorecerá a la imagen de la empresa y a la cultura corporativa. 

 

Haz networking y cuida tu red

LinkedIn no es muy diferente a otras redes sociales, tanto las “2.0”como las redes que han surgido desde siempre a partir de congresos, conferencias o seminarios: te encuentras en el coffe break y conoces o te presentan a personas realmente interesantes, que a menudo te aportan más que la propia charla o evento al que has asistido.

Hay que aprovechar esa gran posibilidad de conocer a personas con intereses, conocimientos o motivaciones similares y que, en el caso de LinkedIn, no nos suponen ningún “límite” espacial o temporal. Podemos acceder a grandes profesionales de cualquier parte del mundo.

Pero, una vez establecido el contacto, es esencial “cuidar” a esa red: no basta con venderse a uno mismo, o vender nuestros servicios o productos como empresa, como consulta. También hay que aportar, ofrecer ayuda desinteresada en forma de enlaces a información de interés, en forma de respuestas a dudas de otros colegas, o simplemente participando en debates.

El sentido común es el mejor consejero: estas relaciones se construirán poco a poco, no se trata de entrar “pidiendo” o reclamandola atención. Síque es aconsejable ir buscando y añadiendo a personas de nuestra misma especialidad, los conozcamos o no, para que nuestra red sea realmente efectiva y esté formada por profesionales con los que podamos estrechar lazos. 

 

Participa en los grupos… o créalosLinkedin  interior

Son tal vez la herramienta más potente de LinkedIn: existen grupos de todas las especialidades que podamos imaginar, y si tenemos paciencia y dedicación, seguramente encontraremos grupos de otros ámbitos, no estrictamente ligados a nuestro día a día, que nos pueden aportar mucho. Por ejemplo, grupos de marketing especializados en salud.

Igualmente, es más que probable que hallemos en LinkedIn grupos de antiguos alumnos, o de asociaciones o colegios profesionales a los que pertenezcamos. Sin duda, hay que estar ahí y participar siempre que tengamos algo interesante que decir.

 

Otra gran ventaja de LinkedIn es que nos permite crear nuestros propios grupos, de manera sencilla.  Con tu propio grupo no sólo seguirás rodeándote de profesionales y expertos de tu materia, sino que podrás posicionarte a ti mismo y/o  a tu consulta como un líder de esa especialidad, y con el tiempo, todos los miembros del grupo te ayudarán en esa tarea. 

A efectos prácticos: ten en cuenta que el nombre del grupo debe ser atractivo pensando en tu “público” potencial: utiliza palabras clave en el título y en la descripción del grupo, cosa que, además, te ayudará a posicionarlo en Google.  Y, por supuesto: crear un grupo no es sólo “lanzarlo” y esperar, debes iniciar los debates y participar en los que proponga el resto de tu comunidad.  En una palabra: lidéralo.  

 

Promociona y “vende”

Las redes sociales, y LinkedIn en concreto, no son la herramienta más indicada para “vender” en el sentido estricto de la palabra, así que no debemos tener ese fin en mente. Pero, lógicamente, atraer visitas, responder dudas, aportar contenido… es también una manera de potenciar y promocionar nuestro trabajo. ¿Tienes un blog? ¿Has renovado tu web o alguna sección en concreto? ¿Has creado un canal en Youtube donde compartes vídeos de intervenciones realizadas a tus pacientes? Pues entonces, “véndelo”: todos tus contactos de LinkedIn podrán ver esa información. Y si te has animado a crear tu grupo, podrás también comunicarte con ellos a través de e-mail para explicarles esas novedades. 

 

Para acabar: algunos errores a evitar

Utilices LinkedIn para encontrar u ofrecer empleo, para compartir o consultar información, para participar o para “liderar” grupos… sea como sea, hay algunos errores que se deben evitar desde el principio:

-No ser constante: hay muchas personas que sólo se “acuerdan” de su perfil en LinkedIn cuando están buscando trabajo. Hay que utilizar el perfil de manera frecuente, sea cuál sea nuestra situación actual

-Estar “sólo”: ¿de qué sirve formar parte de una red social, sino “sociabilizas”? Escoge bien los grupos donde quieres estar y participa, busca periódicamente a otros médicos o profesionales de tu especialidad, los conozcas “en persona” o no

-Yo, yo, yo…  Insistimos: podemos “vender” en LinkedIn, pero con respeto, responsabilidad  y ética. No se trata de compartir única y exclusivamente nuestros logros o novedades. Cualquier buen artículo, estudio científico, caso de éxito de un colega puede ser de valor para nuestra red. No vale la pena guardárselo para uno mismo.

 -No utilizar todas las opciones. Por ejemplo, la sección “Respuestas” es una gran desconocida en LinkedIn para muchos usuarios. Podemos participar y posicionarnos como expertos, resolviendo dudas de personas de nuestro sector. Además, esto nos puede ayudar a ganar la confianza de la persona que ha preguntado, y que pase a formar parte de nuestra red en el futuro.   

También vale mucho la pena analizar las diferentes cuentas de pago con las que cuenta LinkedIn: existen cuentas específicamente pensadas para aquellas personas que están buscando empleo, o para profesionales que se dedican a la selección de personal o para profesionales de las ventas… Cada una con diferentes funcionalidades y posibilidades.

Realmente, ante la avalancha de redes sociales y profesionales, Linkedin ha sido para mí una grata sorpresa no solo por la información de utilidad que proporciona, sino por el potencial de conocer y abrir nuevos contactos dentro y fuera de tu profesión. En el ámbito de la odontología, hoy día LinkedIn no resulta de una gran utilidad para el fin con el que se concibió: la búsqueda de empleo.

Pero como hemos visto tiene otras muchas ventajas, y seguro que en un futuro esta será también una utilidad potencial para los profesionales de nuestro sector. 

 


Lee el artículo entero en PDF en tu zona de socio


SUSCRÍBETE

Hazte socio de Dental Economics, con acceso incluido a Dentalea.net.

Suscríbete
SÍGUENOS

No te pierdas nada de lo que pasa en Dental Economics Magazine.

¡Síguenos en Facebook y Linkedin!

CONTÁCTANOS

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier consulta:

   93 238 51 49
  info@dentaleconomics.es